CUSCUS CON GUISO

La receta que propongo hoy es 100% Recursos Culinarios, es de esas recetas de aprovechamiento puro, de abrir la nevera y hacer un guisito sabroso sin saber en un principio con que carbohidrato lo voy a acabar, e ir decidiendo como se desarrolla la receta a la vez que la hago sin saber el resultado final. Esto que estás leyendo y puede que parezca complicado no lo es tanto, y en este post voy a explicar la receta y algunas variaciones que se pueden hacer según sea el interior de la nevera, para dar ideas, vamos. Empiezo con la primera parte, cómo hacer un cuscus con guiso.

CUSCUS-CON-GUISO-BY-RECURSOS-CULINARIOS

INGREDIENTES:
Una pechuga de pollo deshuesada.
Medio puerro.
Una zanahoria.
Un tomate.
Un puñado de acelgas hervidas.
Tomates secos en aceite.
Un diente de ajo.
Una pizca de curry.
Un golpe de pimienta.
Aceite.
Sal.
Una medida de cuscus por persona,
Una medida de agua por medida de cuscus.

ELABORACIÓN:
Limpia y corta la pechuga de pollo en trozos muy pequeños, de esta manera quedará mejor con el cuscus y se cocinará más rápido.
En una olla pon un poco de aceite y el ajo muy picado o chafado, a fuego lento.
Añade la pechuga de pollo y dora.
Mientras pica pequeño el medio puerro y la zanahoria.
Cuando el pollo tome color, pon el puerro y la zanahoria y sofríe.
Ralla el tomate, añade este al guiso y da un par de vueltas al guiso.
Añade la pimienta, la sal y el curry.
Cuando los ingredientes estén mezclados añade las acelgas con un dedo de agua, si es de su cocción mejor.
Deja que el agua se evapore y comprueba que el pollo esté cocido.
Añade el tomate seco y marinado en aceite troceado y mezcla.
Añade el cuscus y el agua que corresponde a la cantidad de cuscus.
Rectifica de sal si es necesario, apaga el fuego y tapa la cazuela. A los cinco minutos comprueba el cuscus, dale vueltas para que se despeguen los granos y deja reposar un par de minutos mas.

RECURSOS CULINARIOS:
Puedes cambiar las verduras en función de lo que tengas y de tus gustos.
En esta ocasión le he añadido un toque de curry, pero si prefieres puedes añadir comino, un poco de pimentón, unas hierbas aromáticas, tú mandas sobre tu guiso.
De la misma manera puedes sustituir el pollo por otro tipo de carne o por verduras solamente. Solo tienes que tener en cuenta los tiempos de cocción para añadir unos ingredientes antes o después.
También puedes añadir un poco de legumbre, si esta es tu opción, ponla cocida. 





GALLETAS DE AVENA CON ACEITE Y CHOCOLATE

Hornear galletas es una de las cosas que más me gustan, son agradecidas y dejan un olor en la casa como de toda la vida, me recuerdan mi infancia cuando visitaba a mi abuela y sacaba un platito de galletas caseras, cada vez unas diferentes, una pasada... en fin, no recuerdo que mi abuela preparara galletas de avena, pero si estuviera aquí estas galletas de avena con aceite y chocolate seguro que le gustarían.

GALLETAS-DE-AVENA-CON-ACEITE-Y-CHOCOLATE-BY-RECURSOS-CULINARIOS

INGREDIENTES:
100gr de aceite de oliva 0,4.
70gr. de azúcar glas.
Un huevo M.
150gr.de avena.
100gr.de harina normal.
50gr. de chocolate con leche.
media cucharadita de canela.
Una pizca de sal.

ELABORACIÓN:
Enciende el horno a 170º.
En un bol grande bate el huevo.
Añade el azúcar glas y el aceite y mezcla bien los tres ingredientes.
Añade la pizca de sal y la canela y mezcla.
Añade los copos de avena y mezcla.
Añade la harina y mezcla. 
Pica el chocolate en trocitos pequeños y mezclalo con la masa.
Deja reposar la mezcla unos 5 minutos.
Forra una bandeja de horno de papel para hornear.
Con una cuchara sopera haz porciones de masa, redondea haciendo una bolita y ponla sobre el papel de horno. 
Aplana la masa dándole forma redondeada.
Hornea unos 10 minutos o hasta que estén doradas.

RECURSOS CULINARIOS:
Estas galletas son de un tamaño bastante grande, pero puedes hacerlas más pequeñas vigilando que no se pasen al hornear, porque si haces porciones más pequeñas probablemente te quedarán un poco mas finas. 
Esta vez he añadido chocolate con leche, pero puedes añadir chocolate negro, unas avellanas, unas pasas, unas pipas....
Son perfectas para la merienda o para acompañar un te. 
Puedes guardarlas en un recipiente hermético unos cuantos días, aunque si tienes peques, las galletas vuelan;)