CHEESCAKE DE MASCARPONE Y MERMELADA DE RUIBARBO SIN HORNO

Acabar una buena comida con un buen postre, que sea rico, dulce y que no acabe con nosotros por ser demasiado pesado, esta es la mejor de las opciones, cheesecake de mascarpone y mermelada de ruibarbo y si no te lo crees, hazla , prueba y cuenta, cuenta....

CHEESCAKE-DE-MASCARPONE-Y-MERMELADA-DE-RUIBARBO-SIN-HORNO-BY-RECURSOS-CULINARIOS

INGREDIENTES:
Queso mascarpone una terrina de 250gr.
Nata líquida 500ml.
Un sobre para hacer cuajada
Azúcar 75gr.
Galletas tipo digestive un rulo.
Mantequilla unos 100gr. 

ELABORACIÓN:
La primera parte es hacer una base de galleta, la de siempre. Para eso machaca las galletas hasta hacerlas migas, deshaz la mantequilla y junta todo. Pon esta masa sobre un molde desmoldable y aprieta bien las migas para formar una base compacta. Introduce el molde en la nevera, o si vas apurado en el congelador unos 10 minutos. 
Ahora toca hacer la mezcla de la cheescake, es la misma receta que la del flan de queso que tienes en este enlace, pero cambiando el queso crema por mascarpone, te recuerdo como se hace:
Pon en una cazuela el mascarpone, el azúcar, la nata líquida y la leche entera con el sobre de cuajada. Remueve la mezcla con varillas hasta que la mezcla esté integrada y calienta la mezcla a fuego medio,  removiendo sin parar con unas varillas hasta que se deshagan los grumos y vigilando que no se agarre al fondo de la cazuela. Cuando la mezcla comience a hervir retira del fuego deja enfriar un par de minutos y vierte sobre el molde con la base de galleta. 
Deja atemperar la tarta y mete en la nevera unas 3 o 4 horas para que cuaje y coja temperatura.
Antes de servir desmolda y pon por encima mermelada de ruibarbo. 
Ya la tienes, lista para servir.

RECURSOS CULINARIOS:
Prefiero el mascarpone a cualquier otro queso en crema ya que este es más suave y no es tan pesado.
La mermelada de ruibarbo es muy sabrosa, desde que la probé soy fan de ella, en este link tienes la receta de cómo hacerla. A esta cheescake la mermelada le aporta un aroma muy particular, pero si no tienes esta mermelada en casa, puedes sustituirla por una mermelada de cerezas, de frambuesas o de fresas, son sabores que casan muy bien con la suavidad del mascarpone.
La cheescake está mucho más buena de un día para otro, así que te invito a que seas previsor y la hagas el día antes.


MEJILLONES AL HORNO CON TOMATE

Estos mejillones al horno con tomate son muy fáciles de hacer, y son una receta buenísima para cuando vienen invitados porque los puedes tener medio preparados  antes de que lleguen y darles un golpe de horno en el último momento, son de esas recetas que sorprenden y sirven tanto para un aperitivo como para un entrante. Te animas a prepararlos?   
                                          MEJILLONES-AL-HORNO-CON-TOMATE-BY-RECURSOS-CULINARIOS

INGREDIENTES:
1kg. de mejillones.
''Passata di pomodoro''.
1 cebolla.
Sal.
Pimienta.

ELABORACIÓN:
La primera parte de la receta es preparar una salsa de tomate sustanciosa. Aquí tienes una receta básica de salsa de tomate, que puedes hacer aunque para este caso sustituyo el tomate al natural por una passata di pomodoro,que es lo mismo pero el tomate es un poco más espeso. 
Tienes que dejar que la salsa reduzca bastante, así quedará el sabor más concentrado.
Una vez tengas hecha la salsa, reserva y empieza con los mejillones.
Limpia los mejillones de barbas y ponlos en una cazuela al fuego, sin nada de agua. Al abrirse los mejillones con el calor perderán parte de su agua y aquí tienes que ser rápido, hay que sacar los mejillones nada más abrirse para que queden lo más grandes posible y sin deshidratarse ya que tendrán más calor al meterlos en el horno. 
No te preocupes si alguno parece crudo, luego estará perfecto. 
Quita a los mejillones una sola cáscara y disponlos en una bandeja que se pueda meter en el horno. 
Napa cada mejillón con un poco de la salsa de tomate y antes de comerlos hay que darles un golpe de gratinador durante unos 10 minutos.

RECURSOS CULINARIOS:
Acompaña estos mejillones con un vino blanco bien fresquito o una cerveza, y no te olvides un buen trozo de pan para mojar en esa salsa.
Si no hay niños o intolerantes al picante, te aconsejo que pongas en la salsa un poco de guindilla o unas gotas de tabasco. No te pases con el picante pero un toque le queda muy bien.
Si quieres ver más recetas de mejillones te dejo aquí todas las que están publicadas en este blog.


MERMELADA DE RUIBARBO Y FRESAS

La mermelada de ruibarbo ha sido todo un descubrimiento. Hasta ahora la traía de Alemania donde esta planta se consume un montón y elaboran con ella zumos, mermeladas, pasteles, y seguro que hasta algo salado que todavía no he probado, pero ahora la hago en casa, en un periquete, y está superbuena, el único problema encontrar el dichoso ruibarbo, que no siempre está en la frutería ;))

MERMELADA-DE-RUIBARBO-Y-FRESAS-BY-RECURSOS-CULINARIOS

INGREDIENTES:
400gr. de ruibarbo.
300gr. de fresas.
350gr. de azúcar.
Medio vaso de agua.

ELABORACIÓN:
Pela el ruibarbo como si fuera un apio para sacarle los filamentos. Lávalo y cortálo en trozos pequeños.
Lava las fresas y trocea un poco. 
En una cazuela pon las dos frutas, el azúcar  y el agua y lleva a ebullición.
Cuando la mezcla empiece a hervir baja el fuego y ves removiendo para que no se pegue en el fondo de la cazuela. Tiene que mantenerse una ebullición suave y constante hasta que tenga la consistencia de mermelada. Tardará una media hora más o menos.
Una vez hecha la mermelada deja que se enfríe a temperatura ambiente ya la puedes embotar.

RECURSOS CULINARIOS:
El ruibarbo y las fresas casan estupendamente, además encontrarás muchas recetas donde se utilizan las dos frutas, ya que se recolectan más o menos en la misma temporada, pero esta mermelada está muy buena si en vez de fresas utilizas cerezas.
Otra mermelada que también hago a veces es la de ruibarbo solo, para este caso utilizo la mitad de azúcar normal, y la otra mitad aromatizado con vainilla. El toque avainillado le da un sabor muy bueno.


LUBINA AL HORNO

El verano me sabe a pescado al horno, porque es fácil, es rico y sobretodo porque suelo veranear en el norte donde no hace tanto calor y no te da tanta pereza encender el horno y donde además encuentras unos pescados estupendos para prepararlos con esta receta, una preparación muy sencilla con la que los pescados quedan bonísimos. Hoy os explico como preparo la lubina al horno.

LUBINA-AL-HORNO-BY-RECURSOS-CULINARIOS

INGREDIENTES:
2 Lubinas medianas.
3 patatas grandecitas.
1 cebolla.
Pimienta.
Sal.
Aceite.
1 diente de ajo.
Un chorro de lima o limón.

ELABORACIÓN:
Limpia las lubinas y deja que escurran.
Enciende el horno a 200º.
Sala el pescado por fuera y por dentro.
Pela las patatas y la cebolla.
Pon un papel de horno sobre una bandeja y engrasa con un poco de aceite.
Pon la cebolla cortada muy fina, encima las patatas cortadas de forma irregular, salpimienta y pon otro chorrito de aceite por encima.
Mete la bandeja en el horno unos 25-30 minutos o hasta que las patatas estén, lo sabrás cuando al pincharlas con un cuchillo este entre sin dificultad.
Pon el pescado encima de las patatas y mete en el horno de 12 a 15 minutos dependiendo del tamaño.
Mientras lamina el diente de ajo y ponlo en un cazo con un chorro de aceite a fuego muy lento hasta que se dore el ajo.
Saca del fuego el cazo y echa un chorro de zumo de lima o de limón con cuidado que salpica mucho y vuelve a poner el cazo en el fuego hasta que rompa a hervir.
Tira esta salsa por encima de las lubinas.

RECURSOS CULINARIOS:
Lubina, dorada, merluza, etc.... da igual el pescado blanco que utilices, con esta receta de preparar el pescado siempre queda estupendo y además es muy sano.
Puedes sustituir el zumo de lima o limón por una cucharadita de pimentón vigilando que no se queme. quedará muy diferente pero muy rico.
Acompaña este plato con un albariño bien frío.