POTAJE DE GARBANZOS Y BACALAO

Cuando recibí la temática de este mes de la cocina typical Spanish ''Recetas de convento'' pensé en hacer un postre, con almendra seguramente. Me fui directa a los libros de cocina que tenemos del tema que no son pocos, y empecé a ver las recetas que han pasado a ser parte de nuestra tradición, hasta que llegué  a los potajes, las sopas, platos de cuchara, y  me empezó a apetecer mucho más.

POTAJE-DE-GARBANZOS-Y-BACALAO-BY-RECURSOS-CULINARIOS

Mi decisión la tuve clara al encontrar en la red una recensión que hace Isidro Sierra Alfranca, de la Academia Aragonesa de Gastronomía sobre el libro, La cocina del monasterio, recetas para el cuerpo y el alma de Antxon Urrosolo y editado por Plaza y Janés. En ella nos detalla el contenido del libro y en el apartado en el que habla de los potajes dice:
''...La estricta norma planteada por el ayuno indicaba consumir un solo plato al día denominado misericordia, formado por ''dos huevos pasados por agua, combinados con pescado o queso, hasta que la agudeza monacal inventó el potaje. ...''
Es por esta razón que me he decantado por este potaje de garbanzos y bacalao, que no es una receta monacal, pero que deriva de alguna de ellas.
Os dejo aquí el enlace al pdf del que os he hablado por si queréis saber más del libro.

INGREDIENTES:
3 cucharadas de aceite.
Medio puerro.
2 patatas medianas.
500gr. de garbanzos cocidos.
400gr. de bacalao desalado y desmigado.
1 cuchradita de pimentón.
1 diente de ajo.
un poco de agua para que cubra el guiso al cocer.

ELABORACIÓN:
En una cazuela pon las tres cucharadas de aceite.
Pica el ajo y ponlo a dorar a fuego lento.
Pica el puerro y sofríe.
Cuando el puerro empiece a tomar color añade las patatas en trozos pequeños y dales unas vueltas para que cojan el sabor del sofrito. 
Añade los garbanzos cocidos, el poco de pimentón, y revuelve.
Cubre el guiso con un poco de agua, pero no demasiado, cuando las patatas estén a media cocción, añade el bacalao desalado y desmigado y deja cocer un poco más hasta que las patatas estén tiernas. 

RECURSOS CULINARIOS:
En vez de puerro puedes utilizar cebolla, te quedará un poco más suave.
Puedes añadir otras especias según tu gusto, y puedes hacer el potaje con otro tipo de legumbre si te gusta más.
La cantidad de agua que añadas hará que te quede mas o menos caldoso.
Si te ha quedado demasiado caldoso, coge unas patatas y garbanzos del potaje y chafa estos en un mortero, incorpora la pasta resultante en la cazuela y dale un hervor, ya verás como te engorda el caldo y quedará un poco mas espeso.

Os dejo el enlace al recopilatorio de este mes #elhabitosihacealmonje que seguro estará lleno de recetas super ricas.



8 comentarios:

  1. Qué me gustan a mí estos platos de cuchara. Cuánto sabor y litros de vino caen con un ágape de estos !!!

    ResponderEliminar
  2. Un clásico entre los clásicos. Mi suegra le pone calamares en vez de bacalao, pero con éste seguro que subes a los altares. ¡Vaya pinta!

    ResponderEliminar
  3. Uno de los potajes que mas me gusta! Donde se ponga un buen plato de cuchara!

    ResponderEliminar
  4. acabamos de conocerte y nos encanta lo que vemos¡¡¡ pasate a conocernos¡¡.
    el potaje estupendo sobre todo para el tiempo que nos viene encima.
    besos crisylaura

    ResponderEliminar
  5. Me gusta mucho este tipo de cocina, la de siempre de cuchara.. que alimenta hasta el alma.

    ResponderEliminar
  6. Madre mía como echo de menos este plato en casa jaja

    ResponderEliminar